¡La aventura no se detiene!

CONOCE LA GUÍA DEFINITIVA PARA HACER CICLISMO BAJO LA LLUVIA

Ciclistas entrenando bajo la lluvia

Los días lluviosos no pueden ser un impedimento para salir a rodar. En ocasiones, las épocas de invierno, resultan ser un problema para ir a entrenar. Sin embargo, no para todos termina siendo una dificultad, puesto que, hay ciclistas que disfrutan las rutas en días de lluvia y no dejan de hacer sus recorridos. Además del disfrute, las salidas en bici cuando hay condiciones de clima difíciles permiten condicionar o preparar al deportista a posibles competencias en diferentes ambientes y circunstancias.

En general, se considera que, si el ciclista conoce qué medidas debe tomar para hacer una ruta con lluvia, puede realizarla sin ningún problema. A continuación, una guía para entrenar bajo la lluvia: 


  1. Planifica los riesgos: si según las previsiones meteorológicas el clima se torna difícil es mejor considerar dejar la salida para otro día. En general, cuando se dan fuertes lluvias, se reduce la visibilidad de la carretera, por ende, hay más posibilidades de que el ciclista se exponga a una caída o accidente. Por otro lado, por ejemplo, si la bici no está en las mejores condiciones de mantenimiento, puede terminar siendo contraproducente porque la carretera mojada es más lisa, por ende, puede ocasionar un contratiempo.

Recomendado: ¿QUÉ HACER SI LLUEVE AL MOMENTO DE LAS SALIDAS EN BICI?


  1. Usa ropa impermeable: En días de lluvia, la prioridad siempre debe reducirse a mantenerse seco, ligero y visible para los demás vehículos. Para esto, se recomienda usar trajes impermeables, ya sean chaquetas, busos, etc, según los gustos de cada uno. Además, es indispensable optar por prendas con reflectores y colores llamativos que sean visibles para los otros conductores. Como son días de lluvia, resulta fácil para el ciclista preferir ropa térmica y, con esto, en vez de terminar siendo un beneficio, termina siendo una dificultad mayor. Este estilo se vestuario se hace para mantener el calor corporal, sin embargo, se piensa para ambientes de -10°, es decir, temperaturas muy frías. Si el clima no está a esta temperatura y el ciclista decide usar prendas térmicas, lo que hace es que no facilita la traspiración de la piel y termina más húmedo de sudor, que de la misma lluvia.  

  1. Usa casco: Además de ser precavido con la ruta, también debes reducir los riesgos completamente. Si no eres de los ciclistas que usa casco, pero vas a salir a hacer una ruta en días de invierno, es mejor que consideres necesario usar el casco. Como la carretera o ruta está húmeda, aumentan las posibilidades de caída o de que la bici se deslice, por eso, con el uso del casco (si hay un accidente), se puede reducir el impacto o hacer la diferencia entre una lesión leve o grave.

Recomendado: TIPS PARA RODAR SOBRE EL BARRO CON TU MTB


  1. Usa luces: Los días de invierno por lo general son opacos y disminuyen la visibilidad de los conductores. Aun siendo de día, es recomendable encender las luces de la bici para ser más perceptibles ante los demás vehículos y no ocasionar un accidente o llevarte un susto innecesario.

  1. Elige el chubasquero ideal: Si es un entrenamiento bajo la lluvia, se recomienda que elijas un chubasquero con corte ergonómico y que sea transpirable en las axilas, puesto que, en esta zona es difícil el acceso de agua y, al contrario, el calor corporal puede evacuar más fácilmente y estar ligero para el recorrido en bici.

  1. Gafas con cristales transparentes: Si eres de los ciclistas que no deja de usar gafas, en días de lluvia debes procurar usar de un estilo con lentes de cristales transparentes. Este estilo protege los ojos de las gotas de agua, viento, barro y, por supuesto, hará que mejore la visibilidad de la ruta.

Recomendado: CONSEJOS PARA QUE LIMPIES LA BICI POR TI MISMO


  1. Prioriza la intensidad de la ruta y no la extensión: A pesar de seguir todas las recomendaciones y prevenciones de este estilo de ruta, es indispensable reconocer que aún así, hacer un recorrido bajo la lluvia es complejo y tiene varios riesgos. Como se ha dicho, no es imposible salir a rodar en épocas de invierno, sin embargo, se recomienda que estas salidas sean más explosivas y exigentes y, a su vez, menos extensas en cuanto al tiempo de recorrido. Si bien los trajes adecuados a la lluvia ayudan, prolongar el tiempo con prendas húmedas pueden traer consigo problemas de salud en los días posteriores a la salida.