CÓMO DESMONTAR TU BICICLETA MONTAÑA EN 8 PASOS

Publicado el December 07 2018

CÓMO DESMONTAR TU BICICLETA MONTAÑA EN 8 PASOS

Un verdadero amante del MTB sabe que cuando viaja, su bici va con él, es por eso que sin necesidad de leer un extenso manual técnico, puedes llegar a desmontar tú mismo la bici de montaña si sigues estos 8 sencillos pasos que te damos a continuación.

 

Algunos viajes nos impiden llevar la bicicleta con nosotros y es necesario desarmarla y embalarla cuidadosamente para que llegue a su destino sin que sus partes más sensibles sufran rotura durante el viaje. Para ello, lo primero que debes tener a la mano son las herramientas que te permitirán desmontarla con facilidad, como bolsas de nylon, plástico grueso, alicates, un pedazo de caño de 10 cm x1.5 cm y de 13cm x 1.5 cm de diámetro,  un juego de llaves Bristol o multiherramientas y llave número 15. 

 

Ahora que tienes las herramientas adecuadas, ¡sigue estos pasos y hazlo tú mismo!

 

  1. Saca ambas ruedas y si viajas en avión, debes desinflarlas ya que el aire de las ruedas se expande en altura y podrían terminar explotando. Saca el ajustador de la rueda delantera sin perder los resortes y pon el eje de 10 cm usando el ajustador como si fuera la manzana de la rueda. Ajústala con firmeza para mantener la apertura del tenedor sin riesgo de que se altere si le ponen algo pesado encima. Haz lo mismo con la rueda trasera usando el ajustador con el eje de 13 cm.

¿Que debo hacer para desmontar la Bicicleta?

 

  1. Con la llave número 15, saca los pedales aflojándolos en sentido contrario al que se pedalea. La mayoría de los pedales se desmontan con una llave Bristol desde el interior de la biela. Una vez que estén desmontados, júntalos y envuélvelos en el plástico y ponles papel para protegerlos más. Fíjalos al cuadro o a una de las ruedas para que no se salgan de la caja.

 

  1. Protege el tubo diagonal y superior del cuadro con espuma.

 

  1. Antes de quitar el sillín, haz una marca para que luego sepas cuál era la altura en que se encontraba. Cuando lo saques, ponlo en un lugar en el que se proteja la pata de cambio. Cubre con una bolsa el asiento y pon un pedazo de cartón entre este y la pata de cambio para que no se dañe. Revisa que todos los tornillos que aflojaste, los hayas apretado nuevamente para que no se pierda ninguno.

Consejos para desmontar mi bicicleta

 

  1. Suelta el manubrio sacando los tornillos del frente con cuidado de no retorcer los cables de los frenos y cambios. Pon el manubrio sobre el cuadro dejando los mandos de los cambios y frenos hacia adentro, protegiéndolos.

 

  1. Envuelve el plato con un cartón, cubriendo los dientes para que no rompan el nylon en donde pondrás la bici.

 

  1. Envuelve la bici con nylon y ata todo con un hilo plástico.

 

  1. En este momento, ya la bicicleta de montaña está lista para empaquetar. Mete el cuadro con la rueda trasera in desmontar, junto con todos los elemento que fijaste al cuadro. Luego de meterla, protege la zona del cambio con papel plástico para que no sufra ningún golpe. Luego, mete la rueda delantera y ya adentro, fíjala al cuadro. Antes de que cierres la caja, pon papel burbuja o cartón en los espacios que hayan quedado en la caja para proteger cada pieza de po0sibles impactos. Cierra la caja con cinta de enmascarar y ya está lista para irse de viaje contigo.

¿Como desmontar una bicicleta de montaña?

 

Si vas a embalar la bici en una funda, no en una caja, ten en cuenta que el tenedor, el cambio y las ruedas deben tener protección extra. Sencillamente, desmonta los pedales y quita las ruedas y los frenos de disco y pon las pastillas de freno en un trozo de cartón para prevenir que se accionen de forma involuntaria. Ata el cambio al triángulo trasero del cuadro y desmonta el manillar girándolo hacia un lado. Finalmente, pon la bici dentro de la funda pero antes de cerrarla ata la bici con cintas.

 

Como te darás cuenta, la clave está en no dejar ninguna pieza suelta. Lo más probable es que la bici vaya acostada sobre un lado, por eso, si hay alguna pieza suelta dentro, podría dañar la bici y para que las más pequeñas no se pierdan, guárdalas en una bolsa junto con los tornillos y así no tendrás lío con que falte alguna.