¡La aventura no se detiene!

GUÍA PARA APRENDER A SALTAR CON TU MTB SIN MORIR EN EL INTENTO

Ciclista saltando en la montaña

¿Te preguntas cómo saltar una MTB rígida o cómo hacerlo en una bicicleta de montaña con doble suspensión? Tenemos todas las respuestas a eso, y también puedes aprender a saltar en una MTB con pedales planos, que son una opción más fácil.

De todas las técnicas, el salto es quizás con la que la mayoría de los ciclistas se identifican.

Atrás quedaron los días en que los paseos normales por senderos incluían pequeños saltos aquí y allá que requerían poco esfuerzo. Los saltos son ahora una característica de los recorridos por senderos. Estos son los pasos para dominar los saltos en una bicicleta de montaña.

Cómo saltar una bicicleta MTB paso a paso

Paso 1: Aprende a manual

Un manual es como un caballito, pero a diferencia de este último, no pedaleas mientras haces un manual. Ambas técnicas requieren que levantes la rueda delantera del suelo y mantengas el equilibrio solo sobre la rueda trasera.

Los manual te ayudan a superar baches y pequeñas raíces mientras mantienes la velocidad, pero también te ayudarán a iniciar un salto.

Hay dos partes para hacer un manual. Poner la rueda delantera en el aire y encontrar un punto de equilibrio para mantener la rueda delantera en el aire.

Para subir la rueda delantera, precarga empujando tu peso hacia abajo. Conseguirás la energía de rebote necesaria para levantar la rueda. Golpea lo más rápido posible y empuja tu peso hacia atrás para empujar manos y pies hacia adelante.

Aprende cómo hacer un manual correctamente con este video:

Levantar la rueda delantera del suelo es fácil. Equilibrarla en el aire es la parte más complicada. La clave para equilibrar un manual está en tus caderas. Mantenlas bajas sobre la rueda trasera y muévalas hacia adelante y hacia atrás para mantener el equilibrio. Mantén el dedo en los frenos traseros.

Paso 2: El despegue

Encuentra un salto que sea más adecuado para ti y luego comienza a moverte a una velocidad cómoda fuera de la silla. Mantén tu peso centrado sobre ambas ruedas e inclínate ligeramente. Comienza a comprimir y siente la fuerza del borde en el tirón frontal.

No trates con las dos ruedas juntas. Trata cada rueda por separado. Lentamente comienza a cambiar tu peso hacia atrás, de tus manos a tus pies. Esto para asegurar que la rueda delantera no tenga ningún peso cuando llegue al borde.

Presiona hacia abajo y luego suelta el peso a través de cada rueda mientras te preparas para saltar, como si fueras un conejo brincando. El borde de un salto (o rampa) proporcionará el impulso que necesitan las ruedas para seguir la trayectoria. Saltar es menos explosivo que el salto de conejo porque el borde te proporciona el impulso que tanto necesitas.

¿No sabes cuál es el salto ideal? Conoce los distintos tipos de saltos aquí:

 

Paso 3: Transferencia de peso

Es crucial cómo transfieres el peso de tus manos a tus pies. Estás a la mitad del borde, a punto de saltar, y en este momento debes dejar de empujar con los brazos y empujar con los pies.

Si empujas hacia el borde mientras pones peso sobre tus brazos al acercarte a esta línea, serás empujado hacia adelante y sobre las barras. A medida que el salto se vuelve más grande y la suspensión de tu bicicleta aumenta, la línea se mueve más hacia atrás.

Paso 4: aterrizaje

Una vez que estés en el aire, relájate. Has conquistado la parte más desafiante. Tu próxima preocupación es aterrizar. Detecta dónde vas a aterrizar y absorbe el impacto con tus brazos y piernas.

Intenta aterrizar con ambas ruedas simultáneamente. Tocar primero con la rueda delantera puede terminar mal si pasas por encima de las barras. Tocar con la rueda trasera puede hacer que la parte delantera se resbale o termine en un desastre. Mantente alejado de los frenos.

Práctica

La práctica hace la perfección. Cuanto más practiques, más velocidad y compresión agregarás, y volarás más alto y más lejos cada vez. Llevará algún tiempo calibrar tu mente, cuerpo y bicicleta para despegar y aterrizar exactamente donde desees.

Experimenta con el control de tu aterrizaje, ambas ruedas, primero la delantera o la trasera primero, luego continúa con tu altura y distancia.

Los saltos de meseta son los mejores lugares para elevar tu nivel de habilidad de salto. Si no logras aterrizar en una meseta, aún es seguro aterrizar en la parte superior del salto.

Sin embargo, cuando se trata de un doblete (saltos separados), tienes que aterrizar en el lugar correcto, o tu bicicleta se estrellará.

Principales errores de salto que comete la gente

  • Pies saliendo de los pedales: tus pies saliendo de la bicicleta solo significará empujar la bicicleta del cuerpo. Usa zapatos de ciclismo adecuados y usa pedales planos específicos.
  • Giro de la rueda delantera en el aire: voltear la rueda delantera intencionalmente es increíble. Girar sin querer la misma rueda en el aire terminará en desastre. Concéntrate en guiar la bicicleta y el manillar hacia arriba, sin tirones.
  • No despejar la rampa: cuidado con la compresión. El mayor error que cometen los ciclistas es no comprimir en el despegue del salto. Si no logras comprimir, serás empujado hacia abajo. La compresión es la acción de ejercer tu peso rápidamente y permitir que la bicicleta pase por debajo de ti. Pisa fuerte esos pedales.
  • Exceder el aterrizaje: esto sucede si dejas que tu bicicleta determine dónde debes ir en lugar de dirigirla tú. Tú eres el jefe. Tienes la oportunidad de decidir dónde te gustaría aterrizar.