LOS 5 ERRORES MÁS COMUNES EN EL MANTENIMIENTO DE LA BICI

Publicado el Enero 29 2019

LOS 5 ERRORES MÁS COMUNES EN EL MANTENIMIENTO DE LA BICI

Como cualquier otra máquina, la bici necesita mantenimiento para que su vida útil se prolongue. Cada una de sus partes requiere estar en buen estado, limpia y lubricada, para que funcione bien; sin embargo, por mero descuido o desconocimiento, suele suceder que pasan semanas y la bici no recibe, ni siquiera una lavada. De aquí parten los errores más frecuentes en el mantenimiento de la bicicleta, sin contar a quienes sí lo hacen pero de forma errónea. Cualquiera que sea tu caso, será bueno que tengas en cuenta la información que te damos a continuación para que no se vuelva a repetir.

 

¿Por qué es importante el mantenimiento?

Ya sea por polvo o por lodo, la bici requiere atención en la limpieza para que puedas conservarla por largo tiempo.

Si estamos en verano, el polvo pegado a los lubricantes de la bici en áreas como las suspensiones y cadena, hacen costra que les impide funcionar de forma correcta y los termina desgastando las piezas más rápido de lo normal. Si por el contrario, estamos en temporada de lluvias, los lubricantes se contaminan con agua y se pueden oxidar.

 

¡No cometas estos errores!

Quizá no seas un experto en mecánica ni necesitas serlo; aún así, ten en cuenta no cometer estos errores al hacerle el mantenimiento:

  1. Herramienta inadecuada. Ten mucho cuidado, porque el dar mantenimiento con la herramienta que no corresponde, puede dañar la tortillería o cualquier otra pieza de la bici. No es que tengas que gastar mucho dinero montando un taller en casa, sino que con lo básico, puedes hacerlo tú mismo, siempre y cuando uses las llaves correctas para cada medida de pieza o el torque indicado para cada tornillo
  2. Tornillos demasiado apretados. Apretarlos con mucha fuerza no es indicio de que vayan a quedar más ajustados. Algunos tornillos pequeños, requieren poca fuerza y los tornillos de titanio, por ejemplo, son sensibles al momento de apretarlos. Por inexperiencia se aprietan porque se cree que se van a salir, pero en realidad es contraproducente para cuando necesites aflojarlo. Asimismo, corres el riesgo de dañar algún componente o el cuadro de la bici, así que otra recomendación es medir la fuerza con una llave dinamométrica, que aunque es costosa, te ayudará con la medida exacta en que debes apretar cada pieza.
  3. No limpiar el exceso de lubricante. Además de reducir la vida útil de los componentes, cuando dejas la cadena untada de aceite, se le pegará más fácil el polvo y la mugre. Es decir, se supone que la limpias para prolongarle la vida útil de la cadena, platos y piñones, pero si dejas residuos, terminarás por hacer todo lo contrario. Por eso, toma un trapo y limpia el exceso de lubricante mientras giras los pedales en sentido contrario. No te tomará demasiado tiempo pero sí te ahorrará un dolor de cabeza.
  4. No revisar las llantas. Si se te pincha una llanta, revisa la cubierta antes de volver a montarla, sino vas a pincharte de nuevo al rodar porque lo que la perforó se queda incrustado en la llanta; en otras ocasiones, el pinchazo alcanza a rajar o a deteriorar la cubierta, así que, revísala para que no vuelva a suceder.
  5. Falta de lubricación del tubo del sillín. Esta zona está muy expuesta a salpicaduras de la llanta trasera, razón por la cual, el ensamble se reseca rápidamente. Una señal de que esto te está pasando, es que cuando vas a remover el tubo, está muy pegado al cuadro. No olvides que esta parte soporta gran parte de nuestro peso, así que debes lubricarla y revisarla periódicamente para que no se deteriore.

 

Recomendaciones finales.

  • Aunque parezca más rápido y sencillo, no laves la bici a presión porque esta es tan alta que se termina metiendo por donde no debe; puede resecar los mecanismos y empezar a aparecer ruidos extraños. También aumenta el desgaste y oxidación, reduciendo la vida útil, por lo que terminarás pagando más caro en un taller especializado.

 

  • Los discos de los frenos y los aros, cuando usas frenos tipo v-brake, se pueden limpiar con un poco de alcohol. Límpiala justo después de haber recorrido caminos con lodo y polvo.

 

  • Los neumáticos deben ser inflados con la presión de aire recomendada y que está impresa en el costado de la llanta, ni más ni menos. Puedes usar bombas caseras con medido de presión y así puedes hacerlo tú mismo.

0 comentarios

Deja Tu Comentario

Publicados Recientemente