EL CICLISMO Y LA PRÓSTATA

Publicado el Agosto 30 2018

EL CICLISMO Y LA PRÓSTATA

 

Una de las afecciones que más preocupa a los ciclistas es la próstata, más aún debido a tantos comentarios que se escuchan alrededor de ella y este deporte en particular. ¿Falso o cierto? En esta ocasión, aclararemos varios puntos al respecto.

 

Si bien la próstata es un órgano que afecta al 50% de los hombres entre los 60 y 70 años y a un 90% entre los 70 y 90, uno de cada siete hombres es diagnosticado con cáncer de próstata en el transcurso de su vida. Los problemas más frecuentes en mayores de 50 años, son la hiperplasia benigna de próstata y el cáncer de la misma, los cuales deben llevar hábitos de vida saludable, dieta equilibrada, ejercicio físico y revisiones médicas periódicas.

 

¡La clave está en el sillín!

Existe controversia sobre si el ciclismo puede afectar el aparato urinario y si está relacionado con el sillín, que produce adormecimiento de la zona genital cuando comprime los nervios; la compresión durante horas, que la punta del sillín ejerce sobre la próstata al estar sentados pedaleando, puede generar cambios inflamatorios en una minoría, pero un sillín antiprostático se adapta a la anatomía de cada ciclista debido a su anchura, que permite que te apoyes de forma adecuada sobre él, reduciendo la presión sobre la región perineal.

 

Los sillines con ranura central, ayudan a disminuir la presión en la zona, al igual que los sillines sin punta, que evitan que haya presión directa sobre la región genital. La forma en que pones el sillín también influye en que no se afecte la próstata, en especial si evitas que la punta quede inclinada hacia arriba.

 

Consejos finales a tener en cuenta.

Para que evites molestias en tu zona genital, protejas tu próstata y puedas seguir practicando ciclismo sin inconvenientes, ten en cuenta lo siguiente:

  • Usa sillines anchos, antiprostáticos y de punta no tan larga.
  • Evita que el sillín esté o muy alto o muy atrás.
  • Mantén el manillar a una altura acorde a la tuya. Evita que esté demasiado bajo o muy lejos del sillín.
  • Si recorres distancias muy largas, haz descansos y trata de no apoyar la zona perineal sobre el sillín.
  • No aguantes mucho tiempo sin orinar.

0 comentarios

Deja Tu Comentario

Publicados Recientemente