7 TIPS PARA RODAR SOBRE EL BARRO CON TU MTB

Publicado el Diciembre 11 2018

7 TIPS PARA RODAR SOBRE EL BARRO CON TU MTB

Tal vez creas que solo los profesionales pueden dominar los terrenos con lodo y barro a un nivel que jamás podrías alcanzar; aunque la experiencia y el dominio son necesarios, tú también puedes conquistar el barro con tu MTB sin importar la lluvia, el lodo o el tiempo de práctica que lleves en esta disciplina. ¡Atrévete a rodar casi como un experto,  siguiendo estos consejos!

 

  1. Prepárate para la salida. Cuando el clima ha estado lluvioso, es lógico que haya barro en la ruta, así que no queda de otra que adaptarte a él y prepararte para lo que vas a encontrar en el camino; por eso, tu bici también debe estar lista y adaptada para rodar de la mejor manera. Usa el guardabarros para que no te caiga barro en la cara, en especial, por medio de la rueda delantera. Esto permitirá que puedas evacuar mejor la tierra y de paso, aumentar la tracción.

 

 

  1. Lleva la velocidad adecuada. Te vas a encontrar con barro duro, de ese que lleva días endureciéndose con el sol que sale de repente en el día, pero también te toparás con fango. Cualquiera de los dos que te sorprenda, lo importante es anticiparte a él, para saber cómo actuar y a qué velocidad ir. Si el terreno es fangoso, aumenta la velocidad tanto que puedas para poder salvarte de él. Pero con el barro duro, lleva una cadencia mayor y baja piñones para que la entrega de potencia sea más efectiva. En las zonas de barro blando, desplaza tu peso hacia la parte trasera de la bici para aliviar la rueda delantera y poder pasar con más facilidad.

 

  1. Buena técnica. Intenta rodar relajado, cómodo, sin rigidez. Cuando vas sobre el lodo, sentirás que la bici hace movimientos diferentes y extraños a los que haría sobre el terreno seco, por ello, debes estar tranquilo y no exaltarte si esto ocurre. La clave aquí, es dejar que se mueva, pero que a pesar de ello, tú tengas el control.

 

  1. Pedalea menos. Al pedalear, hazlo de forma equilibrada, sentado y con ritmo lento; esto aumentará la fuerza por cada pedaleada y te va a ayudar cuando hay riesgo de resbalones.

 

  1. Saber frenar. No es fácil frenar en barro, pero no intentes hacerlo de la misma forma en que lo harías en terreno seco. Si frenas con fuerza, es posible que te caigas, por eso, frena mucho antes y modula la presión para evitar que las ruedas se bloqueen. Nunca bloquees la rueda delantera, mejor mantén algo de control con la rueda trasera bloqueada.

 

  1. Presión de los neumáticos. En condiciones de lluvia y lodo, es mejor usar neumáticos más pequeños, pero para que se sientan como neumáticos más grandes, deberás inflarlos un poco más. De esta manera, parecerá que vas en los mismos que estás acostumbrados y te beneficiarás de agarre de los neumáticos especiales para barro.

 

  1. Limpieza post rodada. Cuando termines la rodada en un terreno fangoso, es lógico que la bici quedará sucia; si la dejas así, el barro puede averiar sus componentes.

 

    0 comentarios

    Deja Tu Comentario

    Publicados Recientemente