¿CÓMO ALIVIAR EL DOLOR EN LAS PIERNAS DESPUÉS DE UNA SALIDA AGRESIVA?

Publicado el November 12 2021

Ciclistas de MTB en la montaña

Tanto si eres un ciclista profesional o un aficionado que sale a rutas con sus amigos, en ocasiones los deportistas salen a rodar sin medir la exigencia o qué tan extenso puede ser el recorrido y, en los días posteriores a la ruta, perciben fuertes dolores musculares u hormigueos molestos en las piernas. El sobreesfuerzo y rupturas musculares no distinguen entre un apasionado por la bici o un ciclista dedicado a esta práctica. Los dolores pueden surgir por el tipo de terreno (ruta exigente), porque llevas varios días seguidos entrenando, porque iniciaste a montar bici e hiciste una ruta muy extensa, entre otras cosas. 

La sensación de ardor, hormigueo, calambres, inflamación en los muslos, molestia en los gemelos, dolor en las rodillas suele aparecer al siguiente día de haber hecho la ruta o, también, en las siguientes horas. Al respecto, te daremos algunas recomendaciones para aliviar estos dolores:

 

  1. Técnica con crioterapia: Para muchos deportistas la crioterapia es un gran aliado después de un entrenamiento intenso. Aplicar hielo sobre el músculo que se entrenó es, sin duda alguna, la técnica de recuperación más común y sencilla para los atletas. Aplicar hielo o hacerse baños con agua fría permite que los músculos se relajen, sirve como antiinflamatorio y permite que la presión sanguínea se regule y se puedan oxigenar los músculos. Todos los deportistas no tienen la misma tolerancia al frío o hielo. Por eso, si eres de los ciclistas que tiene un choque con el hielo, se recomiendan los baños en las piernas con agua fría (lo más fría que pueda soportar).

 

  1. Levantar las piernas: Si bien es una técnica básica, el levantamiento de las piernas permite regular el sistema circulatorio después de un entrenamiento de alta exigencia. En general, es una estrategia sencilla y que se puede realizar en cualquier sitio y de forma inmediata al culminar con el entrenamiento. Cuando se hace un recorrido extenso o una ruta que requirió de mucho esfuerzo, es habitual que después de unas horas o días posteriores a la salida, los músculos del tren inferior estén agotados y con fuertes dolores. De manera que, únicamente poner las piernas hacia arriba por unos minutos (15 minutos como mínimo) favorece la presión de las venas y arterias y un alivio muscular considerable por su efecto de gravedad.

 

  1. Medias de compresión: Las medias de compresión son fundamentales para los ciclistas de alto rendimiento o aficionados. Como su mismo nombre lo indica, la presión que hacen las medias sobre las piernas se da para evitar que la sangre se acumule y favorece el retorno venoso. Es decir, las medias contraen o se ajustan a las piernas para que la sangre circule y, con esto, evite que haya inflamación en el tren inferior o se generen coágulos de sangre por el sobreesfuerzo durante la ruta.

 

  1. Masajes: Las terapias por medio de masajes deportivos son clave para la relajación, preparación y recuperación de los músculos. Según expertos, existen masajes considerados como “masajes de descarga” que, como su nombre lo dice, por medio de él se libera o aligera la presión que tuvo por el entrenamiento o ruta en bici. Los masajes son beneficiosos para los atletas porque permiten que haya una estimulación en las fibras musculares que tuvieron rupturas durante la ruta y que, por supuesto, necesitan relajación y bueno circulación sanguínea.

 

  1. Descanso: Si bien una técnica como la crioterapia, los masajes, el levantamiento de las piernas y las medias de compresión tienen grandes beneficios para la recuperación muscular, el descanso adecuado es la única forma que hay finalmente para permitir una compensación o restauración en las fibras musculares que fueron involucradas durante el entrenamiento. El descanso es ese tiempo en el que le das espacio al cuerpo para relajarse, desinflamar los músculos, estirar y recuperarse luego de realizar actividad física. Cuando se duerme bien, las horas adecuadas, se alimenta saludablemente y se toma un lapso sin entrenar, posibilita al cuerpo a recuperarse más rápido y correctamente. Muchas veces realizamos rutas consecutivas sin conceder días de descanso y, por esta razón, no siempre hay la misma energía, se tiende a desmejorar la técnica y el nivel de rendimiento, puesto que, por más que quiera lograrse lo contrario, los músculos también requieren de tiempo para aliviarse. Finalmente, se recomienda dormir mínimo 8 horas seguidas durante la noche, porque durante este tiempo se considera que se dan diferentes procesos regeneradores para el cuerpo.